JULIÁN Y ROBERTO

Escrito por: Erik Moya

23
1035
views
  1. EXT. PLAZA DE ARMAS DE MORELIA – TARDE.

La luz tenue del sol ilumina la catedral. ROBERTO (24 años, moreno, fornido, estatura media) zapatea fuertemente con sus huaraches. Esconde su rostro con una máscara de viejito. Viste sarape verde, pantalones de manta y sombrero de paja con listones verdes. La máscara no sonríe. Tiene una leve inclinación de comisuras que da la impresión de un rostro triste. La música que suena es la típica del baile de los viejitos de Michoacán. El público observa alrededor del espectáculo. Hay compañeros de Roberto vestidos de viejito esperando el turno de bailar. Entre la gente, está MARIANA (22 años, morena, delgada, estatura baja) y DANIEL (3 años, moreno), esposa e hijo de Roberto, ambos sonríen. El zapateo incrementa el ritmo. La gente aplaude extasiada. Roberto suda debajo de la máscara. La música está a punto de terminar.

De pronto, un disparo perfora el sombrero y la máscara de Roberto. Cae al suelo muerto. La música se detiene. Mariana corre despavorida con Daniel en los brazos donde yace Roberto y chilla ruidosamente. El público corre en varias direcciones. JULIÁN (19 años, moreno, delgado, estatura media) vestido de viejito, esconde su rostro con una máscara de risa burlona. Está vestido de pantalones de manta, sarape rojo y sombrero de paja con listones rojos. Está de pie a cinco metros del cuerpo inerte de Roberto. En la mano tiene la pistola.

FADE OUT:

  1. Ext.CERRADA SAN AGUSTÍN/PLAZA DE ARMAS DE MORELIA – TARDE.

Roberto y Julián caminan por la famosa Cerrada San Agustín, callejón donde venden frituras y comida rápida. Con rostros sonrientes se dirigen hacia la Plaza de Armas. Están vestidos con sus respectivos trajes de viejitos. En la mano traen sus máscaras y en sus espaldas cuelgan sus mochilas y sus sombreros. Julián camina con cierto movimiento afeminado. Roberto da zancadas grandes y menea sus hombros de forma masculina.

ROBERTO

Ya no te me agüites, güe.

Roberto rodea con un brazo la espalda de Julián. Éste lo mira con ojos grandes de cariño y confianza. La gente camina en varias direcciones, traen bolsas de frituras en las manos. Caminan diez pasos más. De pie, en medio de la Cerrada, está Mariana con ojos llorosos. En su mano izquierda sujeta al pequeño Daniel. Roberto corre al ver a Mariana y a su hijo. Abraza a Daniel y lo besuquea. Julián queda atrás, inmóvil. Abre los ojos como de plato para después fruncir el ceño.

MARIANA
(Con voz quebrada)
No quiero que te vuelvas a ir así. Daniel y yo te necesitamos.

Roberto, con Daniel en los brazos, ve el rostro ojeroso de Mariana. Acerca su rostro al de ella y la besa con cariño. Julián se encoje de hombros, agacha la cabeza y entrecierra los ojos. Levanta el rostro, sus ojos se tornan rojos y cristalinos. Camina con paso apresurado y fino hacia donde Roberto y Mariana se besan.

JULIÁN
(A punto de llorar)
¡Roberto, ya vámonos! ¡Ya es hora!

Roberto se despega de Mariana. Mariana mira a Julián con ojos entrecerrados y llorosos, extrañada.

ROBERTO
(Indiferente)
–  Adelántate, güe. No estés chingando. Toma, llévate mi mochila.

Roberto estira el brazo y sujeta la mochila. Julián arrebata la mochila bruscamente de la mano de Roberto. Mariana sigue observando a Julián.

MARIANA

(Preocupada)
¿Qué te pasa?

Julián, sin responder, se va casi corriendo, los deja atrás. De sus ojos salen grandes lágrimas. Decide ponerse la máscara de risa burlona. Atraviesa la calle y llega a Plaza de Armas. A lo lejos está el grupo de viejitos que mira en dirección de Julián. Finalmente, Julián se une a ellos. ANSELMO (57 años, moreno, canoso, robusto, estatura baja) viste con pantalón, guayabera y huaraches. Se acerca a Julián.

ANSELMO
(Enfadado)
¡Dónde estabas!¿Y Roberto? La gente ya está aquí, le toca a él primero.

JULIÁN
(Con voz afeminada y molesta)
–  ¡Ay!, no sé nada de ese puto.

El grupo de viejitos, atento a la conversación, suelta risotadas y burlas por el tono de voz de Julián.

VIEJITO 1
(Imitando a Julián)
-“¡Ay! no sé nada de ese puto”

Las risas se tornan más fuertes. Julián agacha la cabeza, su cuerpo está rígido, aprieta las manos en forma de puño. A lo lejos se escuchan los huaraches de Roberto golpeando el piso. Tiene la máscara puesta. Hace una señal levantando la mano, Anselmo pone la música tradicional de los viejitos. Roberto comienza el zapateo. Enseguida se unen al público Mariana y Daniel. La gente sonríe maravillada por el espectáculo. Anselmo suspira de alivio. El grupo de viejitos espera su turno. Julián deja las mochilas en el suelo, se pone en cuclillas. La máscara burlona tapa su rostro molesto. Mete la mano a la mochila y saca la pistola. Nadie lo ve, todos ponen atención al baile. Se levanta con gran agilidad, apunta con total seguridad hacia Roberto que está cinco metros delante de él. Jala el gatillo.

FADE OUT:

  1. EXT.CERRADA SAN AGUSTÍN/ CALLEJÓN – TARDE.

En una camioneta Pick up, Julián Y Roberto van acompañados de sus compañeros, todos vestidos de viejitos. Anselmo maneja. Van por el centro de Morelia. La calle es angosta. La camioneta se estaciona inmediatamente en el primer espacio que encuentra. Puede verse la Cerrada San Agustín a media cuadra. Todos descienden y se dirigen hacía la Cerrada. El grupo platica efusivamente. Anselmo lleva una pequeña bocina que carga con ambos brazos. Julián camina ligeramente atrás del grupo y Roberto lo va siguiendo. Entran a la Cerrada y automáticamente se puede ver multitudes comprando frituras en los diferentes puestos. Siguen caminando. Pasan por un puesto de gaspachos. Roberto observa el puesto y luego voltea a ver a Julián que está a dos metros frente a él.

ROBERTO
-¡Julián!

Julián se detiene, lo voltea a ver.

ROBERTO
(S.O.)
¿Quieres un gaspacho?

Julián sonríe.

JULIÁN
-Pues, si me lo invitas…

ROBERTO
-¿Quieres o no?

Se acercan al puesto de gaspachos. El resto del grupo camina a Plaza de Armas.

Roberto y Julián comen sus gaspachos sentados en la banqueta de un callejón solitario, cerca de la Cerrada. Julián come apresurado, Roberto se toma su tiempo.

ROBERTO

-¿Güe?

Julián sin dejar de comer lo voltea a ver y levanta las cejas.

ROBERTO

-La neta a veces me paso de pendejo, güe. No quiero que te alejes de mí. Nunca, güe. Neta.

Roberto da un vistazo hacia los lados, verifica que no venga gente. Acerca su rostro al de Julián. Julián se congela, pone el vaso de gaspacho en la banqueta y se besan apasionadamente.

Roberto y Julián caminan por la Cerrada San Agustín. Con rostros sonrientes se dirigen hacia la Plaza de Armas. En la mano traen sus máscaras y en sus espaldas cuelgan sus mochilas y sus sombreros. Julián camina con cierto movimiento afeminado. Roberto da zancadas grandes y menea sus hombros de forma masculina.

ROBERTO

-Ya no te me agüites, güe.

Roberto rodea con un brazo la espalda de Julián.

FADE OUT:

  1. EXT.ISLA DE JANITZIO/LAGO DE PATZCUARO/CARRETERA – TARDE.

Julián y Roberto, con sus mochilas y vestidos de viejitos salen de una casa típica de la isla de Janitzio (pequeña casa colonial de tejado de adobe, pintada de rojo y blanco). En la puerta hay un moño negro. Caminan por las cuestas de la isla. Llegan al muelle. Hay una lancha amarrada a la orilla en donde se encuentran sus compañeros, también vestidos de viejitos. Roberto y Julián suben y la lancha se pone en marcha. Dejan atrás la isla. Llegan al muelle de Pátzcuaro y rápidamente suben a la parte trasera de la Pick up estacionada cerca de la orilla, en donde Anselmo los espera para arrancar.

Van por la carretera. Anselmo maneja concentrado. Atrás, los viejitos no traen máscara. El viento hace que los listones de sus sombreros, que traen bien sujetados, ondeen con fuerza. Viajan en silencio. Julián está sentado a un lado de Roberto. Entre ellos están sus mochilas. Julián observa el paisaje con los ojos entrecerrados porque el viento le pega en la cara. Roberto observa a Julián. La mano de Julián se encuentra justo atrás de las mochilas. Roberto toma con cariño la mano de Julián, este lo voltea a ver y le devuelve una sonrisa de complicidad. Nadie se da cuenta. La camioneta sigue su rumbo. En la carretera hay una gran letrero que anuncia la entrada a la ciudad de Morelia.

FADE OUT:

  1. INT.CASA DE JULIÁN – MEDIO DÍA.

Julián cierra la puerta con furia. Está empapado. Viste con pantalones de mezclilla, playera y  zapatos. Se cae al suelo de rodillas y llora para después levantarse casi de inmediato y comenzar a quitarse la ropa.

JULIÁN
(grita furioso)
¡Eres un pendejo!

Queda completamente desnudo. La casa es pequeña. Se ven la cocina, la sala, y un pasillo con cuartos. Julián se dirige a la entrada de un cuarto. Se detiene en el marco de la puerta por un largo tiempo. Adentro, hay una cama con una colcha floreada y una gran ventana; en una esquina hay una foto de un señor encima de una mesa pequeña de madera; a un lado, una cruz de flor de cempasúchil seca y descolorida adorna el pequeño altar. Unas veladoras alumbran la foto. Debajo de la mesita hay unas cajas de cartón. Julián entra al cuarto abre una de las cajas con prisa y saca ropa vieja de hombre. Casi cuando llega al fondo, saca un recorte de periódico con un encabezado grande: “SE SUICIDA DE UN BALAZO Y DEJA DESAMPARADOS A SU ESPOSA E HIJOS”. Julián pone sobre la mesita el recorte. De sus ojos sale una lágrima. Llega al fondo de la caja y encuentra lo que busca: la pistola. Devuelve la ropa y el recorte de periódico a la caja y corre al cuarto de al lado. En él hay una cama distendida. En la pared cuelga una fotografía de dos niños vestidos de viejitos y un señor abrazando a ambos. A un lado de la fotografía hay dos sombreros de palma colgados en la pared y dos máscaras de viejitos: Una de rostro triste y otra de rostro burlón. Es el cuarto de Julián. En el suelo hay dos mochilas. Julián, con manos temblorosas, levanta una de las mochilas y guarda la pistola.

Julián se baña. Entra a su cuarto y, con la toalla en la cadera, tiende la cama. Cuando termina, decide cambiarse: se pone su pantalón y camisón de manta, el sarape rojo y sus huaraches. Escucha un ruido en la casa.

JULIÁN
(Curioso)
¿Mamá?

Asoma su cabeza por la entrada del cuarto. Una figura de hombre lo ataca, le tapa la boca y lo empuja hacia el cuarto. Julián pone cara de asustado. Caen juntos a la cama: Es Roberto. Julián lo reconoce y le quita la mano de su boca. Le escupe en la cara.

ROBERTO

-!Ora! pérate, güey.

JULIÁN

-¿Cómo entraste?

ROBERTO

-Por el patio, la puerta está cerrada.

JULIÁN
(Tono afeminado)
Ya vete con tu vieja.

ROBERTO

-¿Te enojaste?

JULIÁN

-¡Tú qué crees!

Roberto, viste con playera y pantalón de mezclilla. Toma a Julián con más fuerza y comienza a restregar su miembro en el estómago de Julián. Una erección comienza a crecer debajo del pantalón de Roberto. Julián pone cara inexpresiva. Roberto besa violentamente a Julián y éste le corresponde. Roberto voltea a Julián de espalda. Julián, con dificultad, se quita el sarape rojo. Roberto, desesperado, le baja el pantalón de manta para poder ver sus nalgas. Inmediatamente Roberto saca su pene erecto y penetra a Julián. Julián cierra los ojos con fuerza en señal de dolor.

Julián y Roberto, con sus mochilas y vestidos de viejitos, salen de la casa. En la puerta hay un moño negro. Caminan por las cuestas de la isla. Llegan al muelle. Hay una lancha amarrada a la orilla en donde se encuentran sus compañeros, también vestidos de viejitos. Roberto y Julián suben y la lancha se pone en marcha.

FADE OUT:

  1. EXT.CALLES DE LA ISLA DE JANITZIO/ORILLA DEL LAGO  – MEDIO DÍA.

Julián camina meneando la cadera. Un grupo de muchachos está reunido afuera de una casa. Julián pasa frente de ellos. Los muchachos, con rostros burlones, observan la actidud femenina de Julián.

MUCHACHO 1

-¿A dónde vas, mamacita?

Julián sigue su caminata.

MUCHACHO 2

-Te estamos hablando, pinche joto.

El grupo ríe enérgicamente. Julián, con la elegancia de una modelo en pasarela, gira su cuerpo y les levanta el dedo de en medio con ambas manos. El grupo ríe aún más fuerte. Julián sigue con su caminata triunfal.

Sube y baja cuestas y pronto llega a la orilla del lago en donde Roberto está reunido con un AMIGO. Fuman marihuana. Julián los observa desde lejos. Roberto pone una mano en el hombro de su amigo. Julián entrecierra los ojos en señal de celos y camina hacia ellos. El amigo ve a Julián que se acerca.

AMIGO

-¡Ahí te hablan!

Roberto gira su cabeza y ve a Julián acercarse. Roberto frunce el ceño y decide seguir conversando con su amigo. Julián se coloca atrás de Roberto. Julián pone su mano en el hombro de Roberto.

JULIÁN

-Nada más venía a decirte que hoy sí vamos a ir a Morelia.

Roberto, sin voltearlo a ver.

ROBERTO

(Indiferente)
¡Aaah, está bien!

La mano que tiene Julián sobre Roberto se desliza rápidamente hacia el pecho bien formado de Roberto. Julián abraza a Roberto por la espalda. El amigo pela los ojos en forma de asombro.

JULIÁN
(Susurra)
La casa está sola.

Roberto se libera de los brazos de Julián y lo empuja. El amigo de Roberto sigue asombrado.

ROBERTO

(Enojado)

¿Qué te pasa, jotito?

Lo empuja por segunda vez y Julián cae al agua.

FADE OUT:

  1. EXT/INT.CALLES DE LA ISLA DE JANITZIO/ CASA DE JULIÁN – MEDIO DÍA.

Julián y Roberto salen de la casa, la puerta tiene colgado el moño negro. Julián va dos pasos adelante de Roberto, Ambos tienen caras de modorros. Roberto se detiene.

ROBERTO

-!Ay! Al rato me avisas qué pedo, güe. Me buscas.

Roberto camina hacia otra calle. Julián, sin darle respuesta, sigue su paso.

Julián llega a una casa con puerta grande, con estilo propio de la isla de Janitzio. Toca con fuerza. Al poco tiempo, sale Anselmo.

ANSELMO

-¿Qué pasa Julián? No me digas que no vas a ir.

JULIÁN

-Pues, a eso vengo, a preguntar que a qué hora nos vamos.

ANSELMO
(S.O.)
A la misma hora de siempre. Allá en el muelle de Pátzcuaro.
Julián bosteza.

ANSELMO

-¡Ya despiértate, pues! tienes que lucir el día de hoy.

Julián regresa a su casa. Entra en ella. Está totalmente sola. Al darse cuenta, corre al cuarto de cama floreada y comienza a esculcar una caja pequeña de madera que toma de la parte de arriba de un ropero. Saca un labial rojo, se pinta los labios. Debajo de la cama hay unos tacones negros que inmediatamente se pone. Comienza a caminar torpemente con ellos. Finalmente, se tira boca arriba en la cama, se baja la bragueta del pantalón, saca su delgado pene y se masturba. Su rostro es fiel al placer. Muerde sus labios pintados. Los dientes se le manchan de rojo.

Julián sale de la casa, camina meneando la cadera. Un grupo de muchachos está reunido afuera de una casa. Julián pasa frente de ellos. Los muchachos con rostros burlones observan la actitud femenina de Julián.

MUCHACHO 1

-¿A dónde vas, mamacita?

Julián sigue su caminata.

MUCHACHO 2

-Te estamos hablando, pinche joto.

FADE OUT:

  1. INT.CASA DE JULIÁN – DÍA.

Julián sale despeinado de su cuarto, con pijama y sin playera. Hay alguien en su cama tapado de pies a cabeza. Entra a la cocina. La MAMÁ de Julián (45 años, morena, robusta, estatura baja) lava con prisa los trastes sucios. Voltea a ver a Julián malhumorada.

JULIÁN
(Modorro)
¡Hola má!

MAMÁ
(Molesta)
Ya casi son las doce, Julián. Y todavía no desayunas. Hoy es sábado, ¿Ya sabes si van a ir a bailar?

JULIÁN
!Ah, mamá! No sé, no pregunté.

MAMÁ

-Pues cámbiate y ve a preguntar.

Julián pone los ojos en blando en señal de fastidio. Da media vuelta para dirigirse al cuarto. La Mamá de Julián lo voltea a ver.

MAMÁ

-Oye, espérate. Alguien entró ayer en la noche, ¿quién era?

La Mamá de Julián sostiene la mirada de su hijo. Julián la ve con ojos irónicos. Levanta las cejas. Tiene una mueca en los labios.

MAMÁ

-¿Otra vez se peleó? Ya le he dicho que la mande a la chingada.

JULIÁN

-Yo también. Ya me cansé de decirle.

Julián bosteza.

MAMÁ
(Malhumorada)
Ándale, desayuna algo. Ya me voy a ir a trabajar. Y levántame a tu hermano ya.

Julián se acerca al marco de la puerta de la cocina. Se detiene casi inmediatamente. Roberto aparece detrás del marco de la puerta de la cocina. Está despeinado. Tiene puesto el pijama y no trae playera.

ROBERTO
(Modorro)
Ya te escuché, amá. Me despertaron.

La Mamá de Julián gira su cuerpo hacia la entrada de la cocina. Se seca las manos con un trapo. En su rostro hay señales de estar molesta. Julián se dirige al refrigerador y lo abre. Roberto camina hacia donde está su Mamá, le da un abrazo y un beso en la mejilla. La Mamá de Julián y Roberto sonríe. Julián saca del refrigerador un jugo de botella y toma de él directamente.

ENTRA LA CANCIÓN “Lágrimas Negras” INTERPRETADA POR LA GRAN FAMILIA.

CORTE A NEGRO.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here